Para mí estos apodos se quedan cortos, porque soy tan horripilante que ni el animal más agresivo se me querría acercar, de hecho lo más probable es que yo sea la encarnación de un ser ancestral todo poderoso que es horrendo y que nadie puede quedarse mirando demasiado tiempo.

Responder